Regresar al Silencio (duna)

Somos


Somos agua y arena

Somos fuego y viento

 

Somos dunas rojas

como el fuego de la pasión

Somos polvo

 

El agua nos cubre hasta hundirnos en lo mas profundo

Para salir como luces

Somos luz

rojo, verde, azul, ocre, negro, blanco

 

Anhelamos formas que el viento se lleva

Somos viento que transita por la vida

Somos memoria y viento

 

Somos nada y vivimos

Somos nada


Corina Briceño

Al mar pertenece el origen de la vida.

 

De ese caldo de cultivo surgen, primero el hombre y luego la conciencia, evolucionando desde el primer organismo unicelular hasta nuestra humanidad, que seguirá desarrollándose hasta fundirse con la inteligencia artificial y descubrir si se ha replicado la conciencia humana o si ha de aparecer una nueva, superior, omnipresente y omnipotente.

Mirar desde el mar, en lugar de mirar hacia el mar, nos podría dar una nueva perspectiva.

 

Entra o salir, ir o venir, evolucionar o involucionar.

 

Mirar al mundo desde dentro y no hacia afuera.

 

La naturaleza, los elementos, la presencia del hombre o su ausencia.

 

La huella que deja o la que está por dejar.

 

La relatividad del tiempo y el entenderlo ya no como una línea.

El poder de la naturaleza para crear, destruir y recrear a partir de la destrucción.

 

El tiempo y el espacio manifiestos en más de una dimensión.

 

Si venimos de la nada, venimos del silencio.

 

Quizá sea tiempo de considerar el regreso al silencio.

 

Rodolfo Graziano.

Apuntes para la nueva obra

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *